"Y la escuela es la gran ocasión ¿quién lo duda?. La escuela puede desempeñar el mejor papel en esta puesta en escena de la actitud de lectura, que incluye, entre otras cosas, un tomarse el tiempo para mirar el mundo, una aceptación de "lo que no se entiende" y, sobre todo, un ánimo constructor, hecho de confianza y arrojo, para buscar indicios y construir sentidos...Si la escuela aceptara expresamente - institucionalmente - ese papel de auspicio, estímulo y compañía, las consecuencias sociales serían extraordinarias."

Graciela Montes
La Gran Ocasión

martes, 31 de mayo de 2016

1 de Junio Día Internacional de la Infancia




"La infancia: Época de inocencia, de juegos, de sueños y esperanzas. Época de risa fácil y razonamiento claro, cuando el valor de las cosas no es su precio, el valor está en la solidaridad de un amigo, la sencillez de un garabato de colores, la compañía de un perro, el placer de una golosina o el susto dulce de un cuento de miedo”.

   Con  la Primera Guerra Mundial y las consecuencias  provocadas  por la misma, se inicio   una preocupación y concientización sobre la necesidad de protección especial para los infantes. Una de las primeras protagonista  sobre este tema fue Eglantyne Jebb (1876 – 1928) fue una activista social británica, fundadora de  Save the Children, movimiento que tiene la oportunidad única de evitar que los niños mueran por causas evitables, que no disfruten de una educación de calidad y que vivan expuestos a la pobreza, la violencia o las emergencias. Con ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja impulsó la adopción de la primera Declaración de los Derechos de los Niños por parte de  Naciones Unidas.

Los niños tienen derecho a:

*Derecho a la vida, a disfrutar de ella y a tener una buena salud.
*Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*Derecho al amor y a la familia; a un hogar, al amor y al cuidado de sus padres.
*Derecho a saber quienes son sus padres y a no ser separados de ellos.
*Derecho a crecer sanos física y espiritualmente.
*Derecho a que se respete su vida privada.
*Derecho a la diferencia, derecho a ser tratados con igualdad, a tener su propia cultura, idioma y religión.
*Derecho a no ser discriminados por el solo hecho de ser diferentes a los demás.
*Derecho a que sus intereses sean lo primero a tenerse en cuenta en cada tema que los afecte, tanto en la escuela, los hospitales, ante jueces, diputados u otras autoridades.
*Derecho a que los atiendan primero en las inundaciones, terremotos y cuando no tengan familia.
*Derecho a la educación, a estudiar, a jugar y a descansar.
*Derecho a un medio ambiente sano, limpio y a disfrutar del contacto con la naturaleza. Derecho a una alimentación adecuada, a una vivienda agradable y digna.
*Derecho a cuidados especiales cuando tienen dificultades para ver, oír, hablar, caminar y expresarse.
*Derecho a que sea más importante su educación y formación y a que se cumpla la edad mínima para trabajar.
*Derecho a la libertad de expresión, a conocer, pensar, opinar, decidir y a reunirse con otros niños.
*Derecho a que los protejan del maltrato, de las drogas y del abuso sexual.

    En  1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas  recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos que celebraran dicho día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente.
El día del niño históricamente se festejaba en la Argentina el primer domingo de agosto. En 2003 se trasladó al segundo, debido a que la Cámara del Juguete pidió el cambio porque el primer domingo podía caer a comienzo de mes, cuando muchos padres no habían cobrado aún su sueldo. En 2011 dicha fecha se celebró el 21 de agosto en todo el país. A partir de 2013, la fecha paso a ser el 3.er domingo de agosto.En 2015 se festeja el 3.º domingo del mes según la Cámara Argentina de la Industria del Juguete. 

viernes, 27 de mayo de 2016

Sugerencia de dos textos literarios para el bicentenario



   “Las banda se acercaba cada vez más adonde yo estaba parado. Las piernas me flaqueaban del cansancio y la cabeza me retumbaba con cada cañonazo de los festejos. Quería irme de una buena vez a casa, pero antes quería saber si John había conseguido llegar al otro extremo del túnel a encontrarse con su padre, T sí, ¡por suerte! Porque allí estaba, ahora lo veía, marchando delante de las gaitas, tocando un tambor a su medida entre dos soldados que batían los parches de los suyos.
   Nunca me había contado que él también pertenecía a la banda. Hacían sonar la misma canción dulce y triste que había ejecutado en casa. John tenía la cara sucia de pólvora, el uniforme rojo manchado de barro y cara de cansado como yo aunque se estaba rindiendo, lucía la misma cara de orgullo que su padre, que sus compañeros soldados”.
   Esto sucedió en 1806, el mismo año en que los ingleses llegaron y “se metieron” por la fuerza en Buenos Aires.
¡Invadido!  Una novela  de Cecilia Pisos, en la que la ficción y los hechos históricos siguen el ritmo de la gaita y los tambores-. Editorial SM Colección Barco de Vapor.


  “Hay mujeres que saben qué les hace falta a este pueblo – dijo el señor, mientras se sentaba nuevamente frente al escritorio y firmaba el papel”.
  “Así fue que, gracias  a la pluma de Ana  - o mejor dicho del ganso - , los veintinueve hombres pudieron firmar ese papel tan importante”.
“Me contaron de Tucumán” de Florencia Esser -  Ilustraciones de Guillermina Marino. Editorial SM Colección “El barco de Vapor”