"Y la escuela es la gran ocasión ¿quién lo duda?. La escuela puede desempeñar el mejor papel en esta puesta en escena de la actitud de lectura, que incluye, entre otras cosas, un tomarse el tiempo para mirar el mundo, una aceptación de "lo que no se entiende" y, sobre todo, un ánimo constructor, hecho de confianza y arrojo, para buscar indicios y construir sentidos...Si la escuela aceptara expresamente - institucionalmente - ese papel de auspicio, estímulo y compañía, las consecuencias sociales serían extraordinarias."

Graciela Montes
La Gran Ocasión

viernes, 6 de mayo de 2016

7 de Mayo Día de la Dignidad (en homenaje al nacimiento de María Eva Duarte- Ley nº 5406)



   La Dignidad humana es el valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador,  las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de sus libertades. La dignidad es el resultado del buen equilibrio emocional. A su vez, una persona digna puede sentirse orgullosa de las consecuencias de sus actos y de quienes se han visto afectados por ellos, o culpable, si ha causado daños inmerecidos a otros. La dignidad es reconocida por los seres humanos sobre sí mismos, como un producto de la  racionalidad,  la autonomía de la voluntad y el libre albedrio.
   Se la reconoce a María Eva por las tomas de decisiones tan profundas en la  amplia acción social, dirigida a los grupos más carenciados que marcaron el curso de la historia argentina. 
   María Eva Duarte nació  el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos (Buenos Aires) al recibir  la investidura presidencial  Juan Domingo Perón (1946), comenzó a desempeñar un papel muy activo en el gobierno, convirtiéndose en su enlace con los sindicatos, creando la Fundación de Ayuda Social Eva Perón y organizando la rama femenina del partido peronista. Idolatrada por muchos como la "abanderada de los humildes", organizó la ayuda social a los pobres desde el Estado, en 1949 era la segunda figura más influyente de Argentina y la más querida por las clases trabajadoras, a las que llamaba los 'descamisados'. Aunque nunca llegó a ostentar un cargo oficial, en la práctica fue responsable de los ministerios de Sanidad y Trabajo.
   Impulsó y logró la sanción en 1947 de la ley de sufragio femenino. Tras lograr la igualdad política entre los hombres y las mujeres, buscó luego la igualdad jurídica de los cónyuges y la  patria potestad compartida con el artículo 39 de la Constitución de 1949. En 1949 fundó el  Partido Peronista Femenino, el que presidió hasta su muerte. Desarrolló una amplia acción social a través de la  Fundación Eva Perón, dirigida a los grupos más carenciados. La Fundación construyó hospitales, asilos, escuelas, impulsó el turismo social creando colonias de vacaciones, difundió el deporte entre los niños mediante campeonatos que abarcaron a toda la población, otorgó becas para estudiantes, ayudas para la vivienda y promocionó a la mujer en diversas facetas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario