"Y la escuela es la gran ocasión ¿quién lo duda?. La escuela puede desempeñar el mejor papel en esta puesta en escena de la actitud de lectura, que incluye, entre otras cosas, un tomarse el tiempo para mirar el mundo, una aceptación de "lo que no se entiende" y, sobre todo, un ánimo constructor, hecho de confianza y arrojo, para buscar indicios y construir sentidos...Si la escuela aceptara expresamente - institucionalmente - ese papel de auspicio, estímulo y compañía, las consecuencias sociales serían extraordinarias."

Graciela Montes
La Gran Ocasión

miércoles, 22 de mayo de 2013

LEER EN FAMILIA...UN HÁBITO NECESARIO Y SALUDABLE QUE DEBE VOLVER


Laura deja todo al momento de amamantar a su bebé. Se acomoda en la silla más cómoda y mira fijamente a su hijo. Cuando él termina, se permite unos minutos más de encantamiento, sosteniéndolo fuerte y conversándole. Le cuenta del cansancio de su día, de algo que vio, de lo que siente. El bebé, arrullado por su voz y su calor, escucha Silencioso. Él entiende… 

Luis llega a su casa con las hojas del diario que no se usaron en el taller. Mónica se saca por un momento el delantal y lo recibe mate en mano. Apretados alrededor de la mesa, él lee despacio, con su voz fuerte y comenta algo de lo que pasó. Ella atiende mientras lava y los pequeños miran y escuchan.

Ezequiel espera con sus ojos abiertos que su mamá termine con las costuras que le encargaron y se siente a los pies de su cama. Hace rato que lo mandó a dormir, pero él no lo logra... Finalmente, Elisa se acerca, toma ese cuento ya tan gastado y lo lee lentamente. Una noche más, como si fuera la primera. Ezequiel sonríe y se rinde al sueño.


Estas son solo algunas de las tantas escenas familiares que se dan todos los días en nuestro país. La lectura es en ellas, un motivo de encuentro.


Hablemos de lectura...
Leer es como caminar. Lo vamos haciendo con la ayuda de otros hasta que tomamos nuestro paso: más lento o más apurado. Leemos lento una receta de una torta que queremos lograr igual a la que probamos. Leemos rápido los carteles en la calle. Sin darnos cuenta leemos en todo momento, leemos siempre. Cuando leemos, estamos abiertos a lo que otros nos cuentan. Nos permite guiarnos en el mundo. Leemos, por ejemplo, lo que otras mamás embarazadas narraron de sus partos en una revista y eso nos ayuda a imaginar el nuestro. Nos resulta un buen amparo frente a lo desconocido.

LEER EN FAMILIA
Leemos el nombre de nuestra hija o nuestro hijo en su primer documento y nos llena de orgullo. Leemos los nombres y fechas de las vacunas que nos indicaron en el hospital. Leemos las fechas de vencimiento de los productos que vamos a usar para alimentarlo y alimentarnos. Leemos para informarnos, para saber qué elegir para el bien de nuestra familia.
Sin darnos cuenta leemos siempre
En nuestros recorridos diarios, las imágenes se nos han ido colando. Están presentes en los espacios que transitamos. Carteles, objetos y pantallas aparecen unos tras otros, se superponen y nos atrapan. Leemos sus mensajes en constante movimiento, casi sin quererlo. También leemos los gestos, las miradas de quienes nos rodean. Reconocemos en ellos el cariño, los miedos, los deseos y los pedidos. En todo momento nos guiamos por esa lectura que nos mueve en lo cotidiano.
Podemos pensar entonces a la lectura como una compañera con la que caminamos nuestra vida.


Historias con libros
Un libro, un mate. Cada uno podría contar cuándo fue la primera vez que tomó uno. A veces, estaba en las manos de un abuelo, que nos lo enseñó y nos dio el primero. Otras, cuando fuimos lo suficientemente grandes, ya pudimos tomarlo solos. Nuestro primer libro puede haber sido un regalo de cumpleaños. También, uno que alguien nos dejó porque ya lo había leído. O alguno que nos intrigó por su nombre, llamándonos desde su tapa de colores y se convirtió por mucho tiempo en el libro que deseábamos.

En la escuela, los libros aparecieron por todos lados. En el escritorio de la maestra, en el banco de alguna compañera. Siempre distintos por dentro y por fuera. En particular, se reunían en la biblioteca. Era el lugar de la fiesta de los libros, las revistas, los diarios. Estaban allí con sus distintos trajes, esperando parados o acostados sobre los estantes. Nos llamaban la atención los libros de un mismo color en el lomo, que parecían todos iguales, los dibujos y las letras diferentes.
Numerosos personajes llegaron con cada lectura. Seguimos sus relatos. Los reconocimos en situaciones que habíamos andado. Encontramos en ellos algunos de nuestros pensamientos. Nos entusiasmamos leyendo otras vidas. Enriquecimos así las nuestras.
Son muchas las historias que cada persona amarra con distintos libros o con uno en particular. Cada una las recuerda o guarda para sí, o las comparte con su familia, sus amigos, sus vecinos.

Momentos del encuentro
Los libros están allí. Esperan con paciencia nuestras ganas y nuestro tiempo. No nos obligan. Algunas personas eligen leer a solas, casi a escondidas. Otras, lo disfrutan igual en espacios junto a otros. Leemos de noche, bien tarde, cuando los chicos duermen y la casa ya es silencio. También leemos temprano, antes de salir al trabajo o empezar con las tareas del hogar. O a la hora de la siesta, en ese pequeño rato que es la bisagra del día.

Cada uno elige ese momento del encuentro. También el lugar donde hacerlo.


Lugares del encuentro
Todos los lugares nos permiten leer: una sala de espera, en un consultorio; un colectivo; un rincón en una plaza; un banco en una vereda; un lugarcito soleado en el jardín; la terraza, el patio o el balcón. Basta con darse ese breve tiempo y tener siempre a mano algo que nos espere para leer: un libro, un diario, una revista, un folleto. 
Cada material nos brinda su propia compañía
Lugares como las bibliotecas de las escuelas, las bibliotecas populares o las públicas, algunas librerías, los centros de integración comunitaria, los merenderos y muchos otros están en las comunidades con libros, diarios y revistas para que nos acerquemos a leer.
Leer, jugar, comer, dormir
La lectura será una más de las actividades de la familia, como preparar la comida, mirar la tele o descansar. Será un momento para la escucha, las preguntas, el diálogo y la suelta de la imaginación. Nos va a llevar a disfrutar intensamente de nuestros hijos o sobrinos o nietos. Es una oportunidad increíble para mirarlos atentamente, para verlos sorprenderse o reír, para dialogar con ellos. Nos permite estar cerca. Vivimos así su cariño. El manual del grado, un diario deportivo, papelitos con anotaciones, distintas boletas, andan recorriendo la casa de aquí para allá. Los más chicos observan a los mayores leyendo y van adoptando sus posturas, sus gestos, sus palabras. Se despierta su curiosidad y el deseo de leer, imitándolos. Cuando leemos con nuestros hijos compartimos la alegría de un tiempo en común, sin prisa. La velocidad del afuera se detiene. Los temores que aparecen en los niños en el pasaje al sueño, se disipan si los acompaña la lectura de un cuento o el tarareo de una canción de cuna. La tarde se ilumina de magia si el trabajo del hogar se frena un momento para encontrarse con una historia.
Las ganas de leer
Es así como la lectura y las ganas de leer van juntas. Una rutina que resulte obligada, sin el deseo del que escucha, no ayuda. La magia se diluye. Dejar que los niños elijan qué leer es parte del juego. Serán las historias, las ilustraciones o los temas que ellos prefieran, los que marquen muchas veces las lecturas de cada día y el momento de hacerlas.

Otras, seremos nosotros los que armaremos propuestas diferentes. Poco a poco, sus gustos se irán afianzando. Nos sorprenderá que muchas veces sea el mismo cuento, o poema o adivinanza que los pequeños quieren que repitamos y hasta llegarán a corregirnos si cambiamos una palabra por otra. Hay una música que es parte de la lectura y que ellos quieren escuchar y escuchar… A medida que las lecturas sean más, ellos irán evocando escenas o personajes que combinarán con los nuevos. Su memoria se pondrá a jugar. Estemos cerca aun cuando las chicas y los chicos ya lean solos. Escucharlos con atención cuando nos lean en voz alta, hará que se sientan cada vez más seguros y ganen confianza. Una confianza necesaria para asumir los desafíos de la escuela.

Leer en familia es uno de los modos de cuidar y cuidarnos.

  ¿Con los bebés leemos tam
bién?

Los bebés disfrutan muchísimo de las voces de su mamá y su papá. Son las que escucharon por meses desde el escondite en la panza materna. Son las que les transmiten ternura y protección. Los hacen sonreír, balbucear.
Cuando hablamos y leemos a los más chiquitos también nosotros nos sentimos libres. Las formalidades de ser adultos se caen y nos permitimos jugar con distintas voces, reír, cantar… Son momentos cortos que vivimos muy intensamente. Nada nos resulta más importante que lograr una mirada o una sonrisa del bebé con el que jugamos.
Los bebés, cobijados en nuestra falda, además de escucharnos, juegan con los libros o el material que estemos leyendo. Observan sus colores y figuras. Los giran, los chupan, los tocan. Escuchan sus sonidos. Están atentos a sus descubrimientos. Ellos sienten cuánto de nosotros también está jugando y celebrando. Los juegos de palabras, las rimas, las coplas y las canciones de cuna atraen y amplían el mundo sonoro de los más pequeños. Un hilado invisible de historias y melodías une a las mamás con sus hijos para toda la vida. Muchas veces, ya adultos, recordamos esa cancioncita o ese cuento que nos acompañó de niños. Durante el baño, al acostarlos o al sentarlos sobre una mantita en el suelo, los libros son parte del juego. Los pequeños tocan y miran una y otra hoja, recreando para sí mismos una historia que nosotros desconocemos.
Al leer a los bebés estamos iniciando su apego a la lectura. Estarán descubriendo buenos amigos.

Lecturas y niños
¡Qué momento de placer cuando leemos o narramos a nuestros niños! Es bueno encontrar el tiempo… Si los chicos están con ganas, aceptemos prontamente para que suceda una y otra vez. Ellos van poco a poco saboreando las lecturas e incorporando nuevas palabras. Así, gustarán de decir mejor lo que sienten y piensan. Poder observar y conocer lugares, seres y cosas lejanos a nuestra realidad, es posible también con los libros. Lo que en la tele pasa rápidamente, se queda esperando todo el tiempo que deseemos en una página de un libro o revista. Son la curiosidad y la sorpresa las que pasearán a los niños de su mano. Las zambullidas lectoras llevarán a los chicos a desafiar el miedo, vivir aventuras, encontrar amigos, descubrir lo diverso. Los harán sentirse exploradores y protagonistas de este maravilloso mundo. También los relatos acerca de lo que viven otros niños y niñas, sus alegrías y problemas, los ayudarán cuando se sientan solos. Junto a esos amigos íntimos nacidos de los libros, podrán afrontar sus propias dificultades o inseguridades. Cada uno tomará lo que lo sostenga, lo que le dé una cierta tibieza interior. Al leer nos entregamos. Niños y adultos ponemos en movimiento esa confianza en quien escribe y allí vamos… Aun cuando ya no estemos leyendo, seguiremos pendientes de la historia. Nuestras emociones nos atan a ella por mucho más tiempo.

Leamos para nuestra alegría.
Cuando en casa no hay libros para niños

Muchos materiales de la vida cotidiana pueden ser reutilizados para preparar juegos de lectura. Cuando los chicos crecen, armar con ellos libretas, pequeños libritos, fichas en distintos cartones –en las que incluyamos palabras e imágenes– nos permitirán construir historias en las que ellos participen.
Acercarnos a una biblioteca nos lleva a los libros. La biblioteca del Jardín o de la escuela, la biblioteca popular o la de la Sociedad de fomento del barrio, están ahí, esperándonos. Ellas tienen materiales para los gustos más variados. Los chicos que, con sus hermanos, mamás, papás, abuelos o tíos van a la biblioteca, aprenden pronto que allí podrán sentirse cómodos y encontrarán a alguien que los escuche y les dé respuestas a lo que necesitan.

RECORRIDOS LECTORES QUE RECOMENDAMOS PARA LECTORES QUE CURSAN EL CICLO BÁSICO DE NIVEL SECUNDARIO

Los libros que aquí se recomiendan, forman parte del acervo bibliográfico que las escuelas y bibliotecas fueron adquiriendo a través de la DNPSO y lo seguirán haciendo en las próximas colecciones literarias que están pronto a recibir...
PROPUESTAS DE RECORRIDOS LECTORES 
PARA EL CICLO BÁSICO SECUNDARIO

Ilustración de Leticia Gotlibowski
La literatura es, sin duda, un recurso inagotable para instalar un espacio de reflexión destinado a reconocer diversos caminos, prácticas en situaciones concretas, posibles modos de habitar el mundo. La palabra literaria otorga nuevos sentidos a nuestras experiencias personales, nos permite habitar situaciones que tal vez nunca hemos de vivir, nos habilita a viajar, crear y recrear mundos ajenos, diferentes y posibles. Nos da la facultad de proyectar un mundo más humano. 
La literatura tiene un requisito prodigioso que nos acerca, nos une, nos complementa: en el mundo literario alguien nos guía, nos acerca las historias, los momentos, los personajes, los libros, los autores. Siempre hay alguien que con su voz, con su mirada, con sus gestos nos asiste para entretejer historias, para abrir otras lecturas y propuestas, nos instala en el espacio de la reflexión, la búsqueda y el encuentro. En este sentido, la escuela se convierte, como lo menciona Graciela Montes, en la gran oportunidad para generar situaciones de lectura y reflexión.

Tal como lo afirma Jenaro Talens, podemos pensar en el lector no como un mero punto de llegada, una especie de explorador a la búsqueda del significado oculto tras la maleza de las formas, sino en un sujeto capaz de entablar un diálogo con un texto y hacerlo hablar como resultado de nuestra interpelación. El sentido no está inscripto en el texto, sino que ha de ser producido como resultado. Leer, en consecuencia, implica analizar, pero también interpretar, aunque no se reduce a la interpretación, por cuanto construye algo que antes no existía. El lector no sería un punto de llegada, sino una especie de co-autor.

Una frase de Borges, rescatada por Michel de Certeau, puede servirnos para ubicar la función del lector, y para dejar abierto un espacio a la reflexión: “una literatura difiere de otra [ulterior o anterior], menos por el texto que por la forma en que se lee”. Y esa sería nuestra tarea como docentes: somos mediadores en la construcción de significados posibles, somos lo mediadores para el entramado de nuestra identidad. ¿Cuántos de estos significados podemos compartir a partir de lo leído? ¿No nos une acaso el placer de articular nuestras lecturas? ¿No es “contagioso” el entusiasmo de expresar nuestras interpretaciones? ¿No nos despierta el interés la efusión de los demás? Tal vez esto pueda hacerse realidad en el aula: que el libro se lea, que el libro se hable. Quizás éste es un modo de que el libro, al hablarnos, nos lea, de que la literatura sea el portador de nuestra realidad. De que este acercamiento sea un encuentro, una articulación que nos permita habitar otros mundos posibles y, por qué no, un mundo más humano.

CONVIVENCIA


LAS ROSITAS
GRACIELA CABAL

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Esta historia ocurre en una época en que los padres les elegían el novio a las hijas. Y las hijas casi siempre obedecían a sus padres sin decir ni mu. Sin embargo, siempre existieron –también en esa época– hijas que, en esas cosas de los novios, se plantaron y no dejaron que otros decidieran por ellas. A esas hijas de antes, Graciela Cabal les dedica esta historia.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Relato costumbrista, lleno de crítica a la pacatería de una época, todo esto narrado con un humor desopilante, al mejor estilo Graciela Cabal.



LA LOMA DEL HOMBRE FLACO
LAURA DEVETACH

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Marí Marí, costurera, se ve involucrada en un chisme acerca de una hebra infinita que se supone que tiene. Cuando aparece el hombre flaco, que quiere conseguir esa hebra, se complica la situación. También la viejita de un solo diente, quien teje un poncho, es acosada por el mismo hombre. Entre ambas y las muchachas del pueblo logran resolver la situación.
 
ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Esta novela breve está narrada con humor y suspenso. La autora incorpora dichos populares, poemas (uno de Juan Gelman) y avatares característicos de un pueblo donde el rumor corretea como un chisme peligroso.


CONTRATIEMPOS
AIDRAN CHAMBERS

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Ditto, adolescente de 17 años, protagonista de la novela, defiende la literatura ante el ataque de su compañero Morgan. En su semana de vacaciones Ditto -un joven estudiante muy lector- enfrenta situaciones de vida, sin formalismos ni convenciones. Necesita saber quién es y encontrarse consigo mismo. Se enreda con ladronzuelos y se encuentra con Helen, su compañera, con quien quiere iniciar un amor pleno.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Chambers utiliza recursos narrativos que sorprenden al lector, con distintas voces narrativas. Se advierte una intertextualidad, emparentadas con chistes populares y brevísimos fragmentos de Oliver Twist, de Dickens. La traducción de Canteros es literal y creativa.

DIMITRI EN LA TORMENTE
PERLA SUEZ

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Un chico, Dimitri, y su abuelo ayudan a ingresar al país a Tania, una indocumentada que viene huyendo del nazismo. Dimitri ingresa en el mundo adulto lentamente, pero con la violencia de descubrir los horrores bélicos, la discriminación, el odio. Pero también la alegría de vivir.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Con el estilo parco y profundo de Perla Suez, esta novela muestra la vida en el campo de un grupo de colonos judíos a quienes la guerra europea golpea de cerca. Un alegato contra la violencia, la discriminación y la tristeza.



BUSQUEDA DE LA IDENTIDAD

ENCUENTRO CON FLO
LAURA ESCUDERO

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Julieta es una adolescente casi como cualquier otra, que ve llegar una tarde de lluvia a su abuela Flo, directamente a su cuarto. Flo sufre de Alzheimer, pero eso no le impedirá revivir sus años de jovencita, de boca de Julieta, a través de unas cartas. Una relación de coincidencias se establece entre ambas, y Julieta ve reflejado un cúmulo de preferencias con su abuela. Mientras tanto al colegio llega José, un chico al que odiará solo en algunos ratos.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Novela realista, donde se encuentran diferentes mundos y realidades. La palabra escrita como hilo conductor entre pasado y presente. Cartas que dan alivio a una relación y a una enfermedad.


HOYOS
LOUIS SACHAR

SÍNTESIS ARGUMENTALNovela juvenil que aborda el tema de los adolescentes y jóvenes “descarriados”. El Campamento Lago Verde es un sitio aislado donde los jóvenes allí castigados deben cavar hoyos, sin razón aparente, bajo un sol tremendo. De esta manera pretenden reeducarlos. Pero Stanley Yelnats no es un chico común…

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Novela de ritmo narrativo atrapante, casi cinematográfico. La construcción de los personajes es de una sutileza que contribuye, notablemente, a que el lector comparta el verosímil.

EL MAR Y LA SERPIENTE
PAULA BOMBARA

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Narrada en primera persona, en tres capítulos describe el trayecto entre la niñez y la adolescencia de una niña hija de militantes. El mar es la infancia: manso, acuna; y, bravío, anuncia el peligro. La desaparición del padre señala el comienzo del fin de la ingenuidad. El mundo y el lenguaje de los adultos no se comprenden y la niña se angustia frente a lo que no se puede entender. La playa es el refugio posible para escapar al dolor y al desarraigo. Ante la imposibilidad de permanecer ajena a la amenaza de una realidad irremediable, las ideas, inquietas, desordenan el pensamiento y entre el pensar y el decir se abre un abismo como el que separa a la verdad de la mentira. La serpiente es el testimonio del sobreviviente.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Primera novela de Paula Bombara, a través de ella propone a sus lectores un doble recorrido entre la historia de una niña y la historia de nuestro país.

EL CAZADOR
J. D. SALINGER

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Después de que Holden Caulfield, un joven de 16 años es expulsado por tercera vez del colegio, comienzan a narrarse en primera persona los hechos y los pensamientos del adolescente mientras recorre diversos lugares de Nueva York. El estilo es duro, mordaz, no exento de cierta amargura. Hay una mirada crítica sobre la vida académica y las convenciones e hipocresías sociales.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
La educación, el cine, la guerra pasan por las páginas de la mano de este narrador que se confronta al mundo lúcidamente, sin patrioterismos ni concesiones. Hay una propuesta desde este joven que cuenta, este
ávido lector que propone un modo de hacer literatura, que es lo que realmente lo conmueve.

EL BUSCADOR DE FINALES
PABLO DE SANTIS

SíNTESIS ARGUMENTAL
Juan Brum comienza a trabajar como cadete en la editorial que publica sus historietas favoritas, con el propósito de convertirse en dibujante. Pronto descubrirá un puesto que lo apasiona todavía más: buscador de finales. Así se inicia el recorrido que lo lleva al encuentro con curiosos lugares y personajes, con la aventura, los enigmas y el amor.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Novela de aprendizaje, relato de aventuras y de enigma simultáneamente. El texto se cierra sobre sí mismo: el encuentro del final buscado es también el final de la novela.



EL AÑO DE LA VACA
MARGARA AVERBACH

 
SÍNTESIS ARGUMENTAL

La historia coloca en las voces de un grupo de adolescentes la reconstrucción de la verdadera identidad de una adolescente que ha crecido en un hogar ilegítimo,
 durante la dictadura militar, y los pasos que recorre hasta descubrir su verdadero origen. El habla de los personajes permite la complicidad del lector joven que puede encontrar en uno o en varios de los actores, sus propias escenas de estudiante.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Un breve texto introductorio permite saber que la ficción parte de un hecho verdadero y esto otorga a la historia la fuerza de lo real.

AVENTURAS y otros temas...

AVENTURAS EN BORRADOR
MARIA CRISTINA RAMOS

SÍNTESIS ARGUMENTAL
La protagonista narra las aventuras que le suceden con su tío Alberto en su viejo auto. La imaginación y los exóticos mapas de su tío les hacen inventar otras historias en época de Rosas, y en Australia. La vida real los lleva a otros incidentes trágicos.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
La autora utiliza la primera persona narrativa, al tiempo que introduce historias paralelas (relato incluido). Se revive así la historia veinte años después y los relatos inventados por ella y su tío. Los cambios tipográficos ayudan a su lectura. Las ilustraciones aportan imágenes contundentes.


AVENTURAS Y DESVENTURAS DE CASIPERRO DEL HAMBRE
GRACIELA MONTES

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Casiperro, el perro narrador de esta novela, nace con hambre y vive sus aventuras y desventuras tratando de "ampararse en la astucia y no probar nunca el camino de la fuerza" para sortear sus problemas. Para Casiperro la calle, el hallar un hueso para roer y evitar golpes son su hábitat.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Desde el paratexto de la dedicatoria se recuerda a dos pícaros famosos como Lázaro y Pablos; y esta presencia recorrerá toda la novela que reutiliza el género de la picaresca, actualizando un formato que se funde con la vida de un perro hambriento, un pícaro que responde a todas las características del arquetipo. Una de las novelas más formidables de la literatura infantil y juvenil argentina.

CORAZÓN Y PASES CORTOS
JUAN JOSE PANNO

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Nueve cuentos de fútbol en los que a veces se gana y a veces se pierde. Anécdotas de goles, de niños y niñas más atentos a las pelotas que a los deberes, de árbitros que se emocionan ante un penal, de lo poco que se necesita para armar un partido en cualquier rincón del planeta. Relatados en vivo y en directo y fileteados por Martiniano Arce.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Juan José Panno sí que sabe de fútbol y de relatos. Casi todos los cuentos (relatos breves) del libro sorprenden justo en el segundo final, como en el fútbol donde, hasta que no se termina, no se define.

MARTIN HOLMES
CARLOS TRILLO



SÍNTESIS ARGUMENTAL
Martín Holmes, sobrino de Sherlock, junto con Watson –en este caso una inteligente rata de labo- ratorio– desbaratan los planes de Frankenstein, quien había creado científicamente a un monstruo. Ayuda a Miss Diana a defender al monstruo a quien se le atribuyen ciertos crímenes, no cometidos por él.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Concebido como historieta, la dupla Trillo-Bobillo se enriquecen mutuamente entre el guión, los diálogos, los dibujos y el suspenso, con cuotas de humor gráfico y textual. Watson, la rata de laboratorio dialoga con Holmes, el único que lo entiende, creando un clima de intriga para el lector.





QUIERO ESCAPAR DE BRIGITTE
EDUARDO ABEL GIMENEZ

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Martín Holmes, sobrino de Sherlock, junto con Watson –en este caso una inteligente rata de labo- ratorio– desbaratan los planes de Frankenstein, quien había creado científicamente a un monstruo. Ayuda a Miss Diana a defender al monstruo a quien se le atribuyen ciertos crímenes, no cometidos por él.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE LIBRO
Concebido como historieta, la dupla Trillo-Bobillo se enriquecen mutuamente entre el guión, los diálogos, los dibujos y el suspenso, con cuotas de humor gráfico y textual. Watson, la rata de laboratorio dialoga con Holmes, el único que lo entiende, creando un clima de intriga para el lector.

martes, 21 de mayo de 2013

LOS LIBROS QUE ESTÁN LLEGANDO A LAS ESCUELAS: LOS LIBROS ÁLBUM

HAY QUE PREPARARSE...LOS LIBROS ÁLBUM ESTÁN LLEGANDO A LAS ESCUELAS DE MANO DE LAS COLECCIONES LITERARIAS QUE EL ESTADO NACIONAL ESTÁ MANDANDO PARA TODAS LAS AULAS DEL PAÍS...

El libro álbum es un género relativamente reciente que se caracteriza por la confluencia de dos tipos de lenguajes: el lingüístico y el visual. Si bien sus orígenes se pueden ubicar con la aparición de los primeros libros ilustrados, este género ha recorrido un camino muy propio desde la segunda mitad del siglo XX, diferenciándose de los libros en los que la imagen sólo acompaña el relato.


Texto e imagen hacen una síntesis; en lugar de uno ser apoyatura del otro, ambos len- guajes se combinan para tejer una única historia, que genera y admite distintas posibilidades de lectura. Esta narración que constituye el “texto-imagen” reclama un rol constructivo por parte del lector, que deberá enhebrar el sentido a partir de la decodificación de ambos y de su interrelación. La investigadora española Cecilia Silva-Díaz (2006), ahonda: “Cuando leemos vamos haciendo ajustes; calibramos lo que quieren decir las imágenes de acuerdo a lo que afirman las palabras y lo que quieren decir las palabras de acuerdo a las ilustraciones; esta oscilación de ajustes y reajustes es permanente y única en cada lectura. En un álbum un discurso siempre limita o expande al otro; lo que quiere decir que un código siempre simplifica o complica lo que el otro asiente”.

La lectura textual, caracterizada por la concatenación, la linealidad y por sostener cierto orden, se cruza con la lectura espacial que ofrecen la imagen y el diseño. La doble secuencia invita a prestar especial atención a las particularidades de cada lenguaje.
El venezolano Fanuel Hanán Díaz (2007), ha identificado al libro álbum con un territorio en el que imagen y texto dialogan. “La lectura, como tradicionalmente la concebimos, nos impone dictatorialmente una dirección lineal. La palabra escrita se ordena en secuencias, como la música, como el cine. Sin embargo, las ilustraciones exigen una lectura espacial. ¿Por dónde comenzamos a ver una pintura? ¿Cómo privilegia el ojo la lectura de una imagen? ¿Qué nos llama la atención en primera instancia? ¿Cómo jerarquizamos detalles o figuras? Estos interrogantes nos llevan a plantear la tensión que el lector experimenta ante un libro álbum. Por un lado, el texto obliga a seguir adelante. Por el otro, las ilustraciones invitan a detenerse, a mirar cuidadosamente, a fijarse en los detalles, a descubrir signos”.

El libro álbum nos invita a revisitar nuestro propio concepto de lectura. Si las imágenes, el tratamiento estético y el diseño producen sentido, estamos entonces ante una lectura no verbal. Se ha considerado incluso que el núcleo del álbum es la imagen y que su narración plástica relega al texto a ser un elemento más entre otros, y hasta que es posible prescindir de las palabras para contar la historia.

Texto e imagen
El libro álbum surge hace muchísimos años, a fines del siglo XIX, bajo la denominación de «libros de láminas», junto con otros libros llamados «libros ilustrados». “En función de las posibilidades que las técnicas de impresión de cada época permitían, se fueron explorando las distintas maneras de conjugar el texto con la imagen. Mientras más se desarrollaba la técnica de la impresión, más se incorporaba la imagen al texto”, indica Claudio Ledesma. Luego de la Primera Guerra Mundial desaparecen por sus altísimos costos pero ya en la década del 60 inician lo que será un desarrollo expansivo y sostenido. Nuevamente las editoriales se atreven a armar este tipo de portadores desde una nueva idea: texto e imagen en íntima colaboración, como un solo proyecto que se formula en simultáneo y donde ambos lenguajes construyen significados y argumentos.

Leer sin palabras
Acostumbrados a la lectura textual, resulta pertinente entonces adentrarnos un poco más en el mundo de las imágenes. “Si entendemos la lectura como una actividad que consiste en decodificar e interpretar signos, los álbumes sin palabras también se leen. Leer significa identificar los signos particulares, descifrar las conexiones de los signos con los objetos que representan, reconstruir las secuencias a partir de las relaciones espaciales y temporales de dichos signos y comprobar o refutar las expectativas que se van generando continuamente”, indican Emma Bosch y Teresa Durán (2009).
De la misma manera que el texto escrito se expresa a través de convenciones como la sintaxis, la puntuación, la fonética, la imagen lo hace valiéndose de la línea, el color, la perspectiva, la textura, la luz, la composición, el trazo.
Las ilustraciones no son un reflejo de la realidad (parece una obviedad) sino un recorte singular orientado a comunicar. En sentido estricto, constituyen un texto en sí mismo en tanto se presentan como un conjunto de signos relacionados entre sí, secuenciados, para producir significado. La lectura de imágenes implicará entonces preguntarse por qué se han seleccionado unos elementos en detrimento de otros, y qué mensaje se ha querido construir. El código visual nos ubica como lectores desde cierto punto de vista. Silva- Díaz (2006) y también Bosch (2007) señalan que este adquiere una función narrativa propia; en tanto hay un encadenamiento, un despliegue espacio temporal, a través de las ilustraciones es posible contar una historia.


En la imagen se condensan distintos niveles de significación. Según explica Ledesma (2011), “sus distintos sentidos se encuentran de manera subyacente entre sus signi- ficantes, en calidad de una “cadena flotante” de significados, según la expresión de Roland Barthes. La denotación, en una imagen, se refiere a la relación que une el signo icónico con un referente. La connotación sobrepasa el marco estricto de la imagen para atribuirle un significado en el plano de los códigos culturales”.

A su vez, las imágenes evocan y dialogan con otras imágenes: “Así como en la literatura se habla de intertextualidad cuando el texto se relaciona con textos anteriores, en el mundo de la imagen podemos hablar de intertextualidad visual: detrás de una imagen, podemos encontrar muchas otras con las cuales el ilustrador dialoga, cuestiona, imita, ridiculiza, etc”.
En el libro álbum, la imagen adquiere funciones del texto y viceversa, como lo explica Teresa Colomer (2005): “La imagen no solamente ilustra acciones sino que también ahorra la descripción de escenarios y tramas secundarias. Todos sus elementos, la diagramación, el formato, la tipografía, los colores, las guardas, que contribuyen a dar sentido a la historia”.
Cada lector contará de un modo peculiar, ingresará por diferentes partes de la ilustración y se detendrá en partes de la obra dando su interpretación personal, lo cual no significa que cada uno interprete cualquier cosa. La obra pone lo suyo y dice determinadas cosas, genera una actitud expectante, una mirada atenta, invitando al lector a seguir, a quedarse, o a explorar más en ese punto. Cada punto dispara un nuevo desafío, incluso historias paralelas.

Al abrir un libro álbum se entra en contacto con un relato posible y con un modo dife- rente de contarlo. Como explica Hanán Díaz (2007), hay que seguir teniendo presente que lo artístico y su transmisión es el fin último y central para su selección. En esta búsqueda de efectos artísticos, los autores no dudan en llevar sus propuestas hasta la metaficción, como sucede en Las pinturas de Willy, de Anthony Browne, que, además de realizar un homenaje a las obras cumbres de la pintura occidental a través de la parodia, deja abierta una nueva historia cuando en su última página podemos ver que el protagonista, Willy, el chimpancé, abandona la habitación donde estuvo pintando y deja tras de sí una máscara de mono y su chaleco multicolor, ¿Quién es Willy?¿Quién es el autor de esta obra?

Muchas de estas obras rinden homenaje a la historieta usando su unidad básica de na- rración, la viñeta, además de otros aportes como signos cinegéticos o globos de diálogo. Desde el punto de vista de los registros lingüísticos, podemos encontrar de todo tipo, de la misma manera que, dentro del lenguaje poético propio de lo literario, encontraremos textos publicitarios o propagandísticos.

La lectura de un libro álbum convoca a una red de significación donde se ponen en juego elementos del cine, la historieta, la publicidad, en este contrapunto que generan el texto y la imagen. Este género abre un camino más para la formación de lectores activos, y no hay edad para su lectura. Desafía a quienes quieran hojearlo, una y otra vez, reflejando en cada interpretación, en cada significado que le da el lector, su propia historia con la literatura.

Elementos fundamentales del lenguaje visual
Hay colores que tienen más fuerza, más intensidad, y colores más suaves; la ilustración puede tener mucha luz y claridad o ser más bien penumbrosa; pueden aparecer trazos firmes y gruesos o finos y delicados. No es lo mismo un elemento en primer plano que una vista panorámica; ni centralizar el foco en un detalle produce los mismos efectos que adoptar una perspectiva en “contrapicada” - como si estuviéramos mirando desde arriba- o en “picada” -como si miráramos desde abajo. Para enriquecer la lectura del libro álbum y el encuentro de los alumnos con la narración en imágenes, repasamos aquí algunos de los elementos compositivos del lenguaje visual.
La línea: el uso de la línea crea sentido en el dibujo; hay distintos tipos: curvas, rectas, continuas, discontinuas, finas, ásperas, negras, en color, etc. Con las líneas también se puede transmitir sensaciones como espontaneidad, delicadeza, violencia; o representaciones culturales como las líneas curvas transmitiendo sensualidad o femineidad.
El color: es por todos sabido que de los colores no solo se percibe si son fríos o polícromos, sino el hecho de que la sociedad les asigna valores y significados; es lo que pasa con el negro y el duelo en Occidente. También puede tratarse de un uso decorativo o simbólico.
La textura: es un elemento esencial para crear el ambiente y la atmósfera.
La perspectiva: se usa para lograr el efecto de tridimensión, pero también es un recurso gráfico para la creación de sentido. Por ejemplo, a través de ella se muestra el punto de vista del narrador/ilustrador.
La composición: es la relación de los distintos elementos de la ilustración entre sí. Cada uno de ellos tiene un significado en sí mismo pero cobra uno nuevo al ponerse en relación con los otros. Es fundamental para establecer la secuencia de lectura.
En relación a la convergencia con el texto, cabe agregar:
La relación texto/imagen: la ilustración de un texto puede ser redundante, es decir, repetir lo mismo que el texto; o transmitir información nueva, por ejemplo, describir momentos de la historia que no están en el texto. Por eso, hay muchos libros que no se pueden comprender si solo se lee lo que dice el texto. Y otros que se entienden de manera diferente con ilustración o sin ella.
El punto de vista: todo ilustrador toma una posición frente al texto que ilustra. A veces acompaña al autor literario y, en otras, puede ironizar, hacer un contrapunto o dramatizar lo narrado.

Recordemos aquello que el libro álbum NO es:

Solo un libro ilustrado, donde la imagen cumple la función de acompañar al texto y reforzar su sentido; un libro objeto, donde priman la materia y la experiencia perceptiva. Generalmente en el libro objeto la palabra se silencia o se minimiza, se construye un universo por develar, por imaginar, provoca otras escrituras, solo penetrando en la forma; no es necesariamente un libro de grandes dimensiones, o que tenga musiquita, perfumes, bellos dibujos, cueste mucho dinero o esté editado fuera del país.

El uso de libros álbum en la escuela propicia deslumbrantes encuentros de los niños y niñas de la mano de la belleza de la imagen y el texto. En ese placer, los adolescentes o adultos tampoco quedan fuera. No hay edad para el asombro ante la maravilla. Animemos nos a experimentarlo...