"Y la escuela es la gran ocasión ¿quién lo duda?. La escuela puede desempeñar el mejor papel en esta puesta en escena de la actitud de lectura, que incluye, entre otras cosas, un tomarse el tiempo para mirar el mundo, una aceptación de "lo que no se entiende" y, sobre todo, un ánimo constructor, hecho de confianza y arrojo, para buscar indicios y construir sentidos...Si la escuela aceptara expresamente - institucionalmente - ese papel de auspicio, estímulo y compañía, las consecuencias sociales serían extraordinarias."

Graciela Montes
La Gran Ocasión

lunes, 15 de noviembre de 2010

Hoy recordamos y leemos a Baldomero Fernández Moreno


"Si casi no toco el suelo, detenedme, que me vuelo"


Biografía de Baldomero Fernández Moreno
Fernández Moreno nació en 1886, en Buenos Aires, donde murió en 1950. Entre 1892 y 1899 vivió con su familia en España y al regresar a la Argentina se graduó de médico y ejerció poco tiempo su profesión en el interior.

Perteneciente a la generación posterior al modernismo, Fernández Moreno (éste fue su nombre literario) descolló como poeta de lo cotidiano, de las cosas sencillas, todo ello expresado en versos directos y armoniosos, de raíz hispánica. Las iniciales del misal (su primer libro, en 1915), Versos de Negrita (1920), El hogar en el campo (1923), Aldea española (1925), El hijo (1926), Seguidillas (1936), Antología (1941), son algunos de los títulos que integran su obra poética. En prosa escribió La patria desconocida (1943) y otras páginas no recogidas aún totalmente en volumen.


 
Borges le atribuye a nuestro poeta la “percepción genial del mundo exterior”; y Lugones, el “don sutilísimo de observación instantánea”.

                             SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR

                                  Setenta balcones hay en esta casa,
                                  setenta balcones y ninguna flor...
                                  A sus habitantes, Señor, qué les pasa
                                 Odian el perfume, odian el color
                                 La piedra desnuda de tristeza agobia,
                                 dan una tristeza los negros balcones
                                 No hay en esta casa una niña novia
                                 No hay algún poeta bobo de ilusiones
                                Ninguno desea ver tras los cristales
                                una diminuta copia de jardín
                                En la piedra blanca trepar los rosales,
                                en los hierros negros abrirse un jazmín
                                Si no aman las plantas no amarán el ave,
                                no sabrán de música, de rimas, de amor.
                                Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave...
                                Setenta balcones y ninguna flor.


                                                           BUENO ¿Y QUÉ?


 

                                           Aunque tuvieras, poeta,
                                           un castillo en una cumbre,
                                           un salón lleno de lumbre
                                           y un gran sillón de vaqueta;
                                          al llegar la noche quieta,
                                          sobre mi hastío de pié,
                                         me diría: bueno, ¿y qué?
                                          y componiéndome el talle
                                         me largaría a la calle,
                                         a la calle y al café.

                                                     AROMAS
                                         Cuando regreso a casa no me lavo las manos
                                         si es que he estado contigo un instante no más,
                                         el aroma retengo que tú dejas en ellas
                                         como una joya vaga o una flor ideal.

                                         Por aquí huelo a rosas y por allá a jazmines,
                                        alientos de tus ropas, auras de tu beldad,
                                        aproximo una silla y me siento a la mesa
                                        y sabe a ti y a trigo el bocado de pan.

                                       Y todo el mundo ignora por qué huelo mis manos
                                       o las miro a menudo con tanta suavidad,
                                       o las alzo a la luna bajo las arboledas
                                      como si fueran dignas de hundirse en tu cristal.

                                      Y así hasta media noche cuando vuelvo rendido
                                      pegado a las fachadas y me voy a acostar,
                                      entonces tengo envidia del agua que las lava
                                      y que, con tu perfume, da un suspiro y se va
"Sin duda, Baldomero  capta con originalidad la poesía de la vida concreta. Mira a su alrededor, no mira lejos. Despoja de adornos su verso y exalta nuevos temas: sucesos de la vida diaria, memorias, viajes ciudades, caminos, aldeas, vías abandonadas". Gerardo Diego  
                                                                                                                                                                                           

No hay comentarios.:

Publicar un comentario